EntrevistaGeorgia_Articulo

Entrevista a Georgia Taglietti

Georgia Taglietti es directora de comunicación, medios internacionales y relaciones públicas del Festival Sónar donde trabaja desde 1995. El Sónar fue premiado en 2015 por la Mejor campaña de comunicación y Advance Music, la empresa detrás del festival, fue premiada como Mejor promotor de festivales.

¿Qué crees que aporta la iniciativa de Premios Fest a la industria de la música?

¡Es el reconocimiento de la industria al trabajo de todo un año!

Como responsable de Comunicación de Sónar ¿Cuáles son los aspectos clave a la hora de proyectar una campaña de comunicación para Sónar?

Los aspectos claves siguen siendo los mismos que para cualquier otra marca: enfocar y afinar la target al cual nos dirigimos, crear campañas que puedan reflejar los valores diferenciadores del festival, estar presente en el entorno digital con un discurso sólido, constante, auténtico. Hoy en día se trata de conversar con el público, no de comunicar unilateralmente. Así que las campañas estacionales de comunicación tienen que apoyar de manera orgánica el flujo de comunicación que mantenemos abierto y vivo en las redes. Desde el principio, Sónar ha tenido claro que el salto a las RRSS abría finalmente el canal B2C y la explotación correcta de ese canal daba lugar a la desestacionalización de nuestra comunicación. Por otro lado la armonización de todos los canales cuáles los medios, el marketing o las RRPP refuerza y expande el impacto de la comunicación. Es un ejercicio de “sintonización” y a la vez de sincronización para expandir, viralizar, explicar.

¿Cuál es el entorno prioritario a tener en cuenta basándonos en el público del Sónar?¿Crees que se trata de un público homogéneo? 

 El público no es para nada homogéneo, al menos desde el punto de vista de un evento que definimos bajo el paragua “music, creativity, technology and business”, que incluye 3 eventos simultáneos y a la vez distintos como Sónar de Día, Sónar de Noche y Sónar+D, divergentes y a la vez convergentes en el tiempo y en espacio. Está claro que la marca habla distintos idiomas, tiene distintas caras, y atraen en mayor o menor medida a distintos tipos de públicos, con sus edades y gustos. El Sónar siempre se ha posicionado como un evento más allá del puro “entertainment”, con ambiciones de ofrecer áreas de aprendizaje, de networking, de descubrimiento.

¿Cuál es el valor imprescindible que está buscando un asistente del Sónar?

La contemporaneidad de la cultura electrónica.

¿En qué grado aprovecháis prácticas de marketing tradicional frente a las campañas online?
A nivel personal pienso que el off-line vuelve, en forma de acciones puntuales a nivel hyper local, sin embargo la eclosión y evolución del marketing digital en los últimos años es lo mejor que nos puede haber pasado. El marketing online es lo que yo llamo el “marketing para dummies” aunque si realmente se quiere practicar con conocimientos hay que someterse a una constante formación, cosa que desempeño y también enseño en mi vida extra profesional. La afinación de los algoritmos, la precisión de las analíticas y la construcción metódica de plataformas digitales tienen resultados efectivos y muy vistosos. Al final no es “all about ROI” pero podría llegar a serlo. La cuestión es que el marketing digital es accesible a nivel de presupuestos para marcas de cualquier tipo.

¿Cuánto peso tiene el cartel a la hora de comunicar un festival profesional como el vuestro?

Tiene importancia porque es nuestro contenido artístico. No habría festival sin cartel. El cartel es lo que define qué tipo de promotor somos, que decisiones artísticas hemos tomado, y es el producto del trabajo anual de todo el equipo. Aunque nuestra marca es una marca que tiene su peso y su propia importancia, a la hora de comunicar el cartel también define más que tipo de público es el que responderá mejor a ese tipo de oferta.

¿Veis alguna dificultad a la hora de competir con otras ofertas de proyectos similares? 

Competir es parte del mercado. Cualquier marca compite con otras, y es verdad que en este caso la competencia te impulsa a ser más “competitivo”, muy creativo a la hora de diferenciarte. Es un impulso, un challenge que es parte intrínseca de esta sociedad.

¿Crees que hay alguna diferencia crucial respecto a otros países a la hora de montar un festival?

No, los festivales son ecuaciones parecidas en donde el factor diferenciador se tiene que construir desde un principio.