PF_Artículo_Berri

Entrevista a Berri Txarrak

Berri Txarrak nace en 1994 en Lekunberri, más de 20 años de Rock, y de micho más que Rock pues han sabido enriquecer su estilo con innumerables influencias a lo largo de los años, han dado para nada menos que 8 discos, giras por todos los continentes y estar presentes en los festivales más importantes del mundo, como el Hellfest en Francia, el Fuji Rock en Japón o el Souht by Southwest en Estados Unidos. Además de los festivales más importantes en España como el ViñaRock o el Resurrection Fest.

Ganadores del premio a Mejor Directo Nacional en la II Edición de Premios Fest hablamos con Gorka Urbizu, miembro fundador, vocalista y guitarrista de la banda.

 

Fuisteis los ganadores en la categoría de Mejor Directo Nacional. ¿Qué supuso para vosotros este premio?

No somos muy de premios, en el sentido de que creemos que la música no se mide en cotas de ganadores/perdedores o mejores/peores. Nosotros intentamos ofrecer siempre el Mejor Directo y en eso seguimos. Dicho esto, estamos muy agradecidos por el reconocimiento que supone y más en la categoría de directo, que es donde realmente se demuestra la valía de una banda de rock.

¿Qué echáis en falta de la cultura del festival en España?

Es evidente una cierta saturación, además del siempre complicado equilibrio entre querer llevar mucha gente y apostar por nuevos valores, lo que hace que muchos nombres se repitan en muchos festivales. No nos gusta la dinámica de medir el éxito de estas citas únicamente en datos económicos o de la repercusión que ha tenido en el turismo local, parece que muchas veces la música importara una mierda, por eso nos gustan festis como el EHZ, el Resurrection o el Azkena Rock.

Desde vuestra experiencia, ¿véis una tendencia hacia la especialización de los festivales?

A nivel organizativo creo que hay bastante buen nivel, al menos donde nosotros hemos podido actuar.

Como banda, ¿cuáles creéis que son las diferencias fundamentales entre los grandes festivales y los más pequeños?

Quizá tenga que ver con lo que comentaba de tener que presentar unos números que convenzan al ayuntamiento de turno para seguir adelante. No digo que eso no sea importante, pero nos gustan más los festivales que no relegan el hecho musical a una mera excusa. Normalmente los festis “no-tan-grandes” cuidan más eso, aunque tampoco soy promotor y yo hablo obviamente desde el prisma de un simple músico al que le gusta tocar.

¿Cómo de diferente es para vosotros tocar en un festival respecto a otros contextos de directo?

En nuestro caso no ha sido fácil la adaptación, uno tiene la sensación de que en los festivales siempre hay algo que se diluye, que se pierde en el camino entre la banda y el público. Aunque también es verdad que cuando logras conectar, es impresionante el chute de energía que se produce. Como dije, nosotros nos encontramos más cómodos en distancias cortas, no somos muy de show y pirotecnia, pero no hay excusa: nos queda mucho por aprender y respeto mucho a las bandas que manejan bien un espectáculo de masas.

¿Cuál es la mayor dificultad a la hora de enfrentarse a la época de festivales?

El planteamiento es distinto, por ejemplo el tiempo de actuación suele ser más breve de lo normal y créeme que hacer un set-list de 50’ cuando tienes 8 discos y uno nuevo triple es un verdadero quebradero de cabeza.

¿Hay algún festival en el que os encantaría tocar y aún no lo habéis hecho?

Miles, claro. Ahí están el Primavera, el Groezrock…

¿Adaptáis vuestro set en función del festival?

Somos un grupo bastante camaleónico y tenemos la suerte de poder cambiar de piel manteniendo nuestra identidad, es importante no ser un Zelig. Obviamente no tocas lo mismo en un Hellfest que en el Sonorama, aunque también nos gusta provocar y dar giros inesperados ante un público que a lo mejor espera otra cosa esa noche. Nunca repetimos set list.

¿Cuál ha sido vuestro show más memorable en un festival?

Tengo muy buenos recuerdos del Resurrection Fest de 2012, algo especial sucedió en aquel directo, hubo muchísima energía.

Resu 2015 pic